Qué son las metodologías activas y cómo aplicarlas en el aula

Métodos de trabajo

Qué son las metodologías activas y cómo aplicarlas en el aula

15 min

¿Qué son las Metodologías Activas?

Las metodologías activas en la enseñanza son unas estrategias de aprendizaje enfocadas en el estudiante y en lograr su capacitación en una determinada disciplina a través de un proceso activo y constructivo. Estas metodologías actúan en contraposición a la enseñanza tradicional, donde el alumnado se limita a recibir, de forma bastante pasiva, una serie de conceptos y conocimientos expuestos por el profesorado.

Las metodologías activas pueden definirse como procesos interactivos de enseñanza-aprendizaje fundamentados en la comunicación activa y en la interconexión entre el profesorado, los estudiantes y el material didáctico. 

En este tipo de metodologías el protagonismo en el aula pasa del profesor al alumnado, el cual debe adoptar un grado de implicación mucho mayor que en las clases más tradicionales o clásicas.

Metodologías activas y participativas

En ocasiones se habla de metodologías participativas o metodologías activo-participativas para referirnos a procesos de enseñanza y aprendizaje donde se hace hincapié en el papel proactivo de los alumnos y alumnas y en su capacidad crítica. Para ello se ponen en marcha actividades y técnicas en las que se potencia la reconstrucción del pensamiento de los agentes implicados en la enseñanza, de los alumnos especialmente, pero también de los propios profesores. 

Estas metodologías toman como principal punto de partida los intereses del alumnado intentando que adquieran las competencias necesarias para su vida laboral y diaria. 

La figura docente se convierte en un guía y facilitador del aprendizaje, contextualizando los conocimientos a situaciones reales del mundo actual y reorientando las necesidades de los alumnos a lo largo del proceso.  

Las metodologías activas y participativas se fundamentan en la teoría del desarrollo cognitivo de Piaget, que analiza la forma en que los humanos vamos adquiriendo, construyendo y analizando los distintos conocimientos de forma gradual.

* ¿Quieres conocer los verbos clave para definir Objetivos Educativos? Recibe  gratis la Guía Taxonomía de Bloom de Thinkö

Características de las metodologías activas

Las principales características de las metodologías activas de enseñanza-aprendizaje son:

  • El alumnado en el centro: El estudiante adopta un papel protagonista, con una implicación muy alta por su parte y un papel autorreflexivo. 
  • Productivas: El aprendizaje es concebido como un proceso constructivo y no receptivo. 
  • Funcionales: Estas enseñanzas tienen lugar en un contexto basado en situaciones y problemas cotidianos y habituales en el mundo real, y en la práctica profesional.
  • Transferibles y perdurables: El aprendizaje adquirido por estas metodologías es aplicable tanto a otras asignaturas como a la vida real. 
  • La evaluación es un proceso visible y transversal.
En las metodologías activas el aprendizaje es concebido como un proceso constructivo y colaborativo.
En las metodologías activas el aprendizaje es concebido como un proceso constructivo y colaborativo.

Objetivos de las metodologías activas

Estas prácticas educativas están enfocadas al desarrollo de competencias por parte del alumnado, lo que se concreta en los siguientes objetivos

  • Conseguir que los estudiantes se conviertan en responsables de su propio aprendizaje.
  • Lograr que los alumnos aprendan, de forma práctica, conocimientos útiles y concretos con los que se van a encontrar habitualmente en su vida diaria y laboral.
  • Potenciar el pensamiento crítico y reflexivo sobre el mundo que les rodea, los conocimientos que están adquiriendo, la forma de asimilarlos y los resultados que, poco a poco, van alcanzando.
  • Premiar la curiosidad: Que el estudiantado plantee preguntas y no solo sepa dar respuestas. 
  • Desarrollar en los alumnos habilidades de búsqueda, selección, análisis y evaluación de la información.
  • Desarrollar tanto la autonomía y la responsabilidad individual como el trabajo en equipo y la conciencia de grupo.
unirasignaturas_ebook

Ventajas y beneficios de las metodologías activas

Cuando estos objetivos empiezan a alcanzarse, se hacen evidentes las ventajas y beneficios de aplicar metodologías activas de enseñanza en los centros educativos:

  • Los estudiantes pueden comprender mejor el mundo que los rodea y cómo interactuar e intervenir en él de un modo más positivo.
  • Este tipo de metodologías permiten asociar de una manera mucho más directa los intereses del alumnado con los contenidos del currículum, lo que incrementa notablemente su motivación e interés.
  • Se fomenta la participación, el debate, la comunicación entre profesores y estudiantes y el pensamiento crítico.
  • Permiten aprender a través de la indagación, el descubrimiento y la experiencia práctica.
  • Se aprende a resolver problemas habituales en la vida de forma rápida y efectiva.
  • Facilitan el aprendizaje autónomo.

Cuáles son las metodologías educativas activas

Aunque todas tienen el denominador común de estar enfocadas en la participación activa del alumno y en asociar los conocimientos en situaciones fácilmente reconocibles del mundo real, existen diversos tipos o clases de metodologías educativas activas.

A continuación vamos a ver cuáles son los principales métodos, haciendo hincapié en sus aspectos identificativos y diferenciales.

Aprendizaje basado en proyectos o ABP

Es una de las metodologías educativas activas más conocidas y utilizadas. Consiste en el diseño, programación e implementación de un conjunto de tareas asociadas a una misma temática. Puede ser complejo y transversal, implicando a varias asignaturas o áreas.  

Culmina con una presentación, producto o ejecución de la solución, que refleja lo que el alumnado es capaz de hacer con los aprendizajes que ha adquirido durante el proyecto.

Se trabaja en grupo, aunque puede implicar tareas individuales de investigación o creación por parte de los alumnos. 

Flipped Classroom o aula invertida

Flipped Classroom, conocida también como aula invertida, da un giro de 180º al sistema educativo clásico de clases magistrales. Con este método no es el profesor el que se prepara un tema y lo expone en clase. Los alumnos desarrollan aprendizajes fuera de la clase (en casa mediante contenidos multimedia, en bibliotecas, museos…) para dejar tiempo en el aula a otras dinámicas: plantear dudas, hacer las tareas, actividades colectivas y participativas. El profesor actúa de guía o asesor.

Aprendizaje basado en problemas

Como indica su denominación, en clase se plantea un problema que los alumnos y alumnas deben resolver y encontrar la mejor solución

Normalmente, el reto debe ser resuelto trabajando en equipo a través de la investigación y recopilación de información y también discurriendo, analizando y debatiendo. 

El rol del maestro es de guía de sus estudiantes, pudiendo también facilitarles pistas o sugerirles líneas de trabajo.

Generalmente la problemática es ficticia y no se requiere una solución real, porque está más enfocado a los procesos de aprendizaje que a un producto. 

Aprendizaje basado en retos (ABR)

Es un método de aprendizaje parecido al anterior, con la diferencia de que en vez de un problema sencillo y concreto en esta ocasión se plantea una problemática más compleja, por lo general de carácter real y relacionada con un entorno cercano al alumno. Se demanda de los estudiantes una solución real que se traduzca en una acción concreta, la más idónea para superar el reto.

Aprendizaje servicio

A partir de la detección de una necesidad del entorno, se le requiere al alumnado que haga un servicio para que dé respuesta. Este servicio redunda en un bien a la comunidad. Por ejemplo, una campaña de captación de donadores de sangre o dar clases de nuevas tecnologías en una residencia de ancianos. 

El aprendizaje basado en proyectos prepara al alumnado para resolver y gestionar problemas.
El aprendizaje basado en proyectos prepara al alumnado para resolver y gestionar problemas.
4productofinal_ebook

Otras estrategias de aprendizaje

Aprendizaje cooperativo

Más que una metodología es una estrategia de aprendizaje que tiene cabida en otras metodologías activas. Se caracteriza por la organización de la clase en grupos mixtos y heterogéneos donde los alumnos y alumnas trabajan de forma conjunta y coordinada para resolver tareas académicas, tratando de profundizar en su aprendizaje. 

Es un proceso educativo que valora especialmente la importancia de las relaciones interpersonales y la necesidad de socialización e integración de todos y cada uno de los estudiantes. 

El aprendizaje cooperativo es una de las estrategias más comunes en el Aprendizaje Basado en Proyectos. 

Aprendizaje por descubrimiento

La principal característica del aprendizaje por descubrimiento o heurístico es que los contenidos no se presentan en clase de un modo acabado o en formato final, sino que son los propios alumnos los que los van moldeando y complementado con sus propios descubrimientos y aportaciones. El objetivo es que el estudiante aprenda por sí mismo.

El aprendizaje por descubrimiento promueve la curiosidad y la autonomía en nuestro alumnado.
El aprendizaje por descubrimiento promueve la curiosidad y la autonomía en nuestro alumnado.

Programación didáctica con metodologías activas

La irrupción de las metodologías activas en al aula está modificando sustancialmente las rutinas y estrategias utilizadas desde siempre en los sistemas educativos. La adopción de este tipo de métodos de aprendizaje en escuelas, institutos, universidades y, en general, en todo tipo de centros educativos obliga a cambiar muchos aspectos de la programación didáctica habitual. 

Esto favorece la adopción e integración en el aula de las nuevas tecnologías: Internet, clases online, herramientas TICs, etc.

Los centros educativos dejan de trabajar exclusivamente con libros de texto, cediendo al profesorado la responsabilidad de la creación de materiales didácticos para esas metodologías, adaptados a su alumnado, flexibles. Supone un esfuerzo a nivel de tiempo y de creatividad, pero las nuevas tecnologías facilitan esa tarea, ya que acceden a bancos de recursos o a herramientas de creación y gestión. 

Las TIC también favorecen la interacción con el alumnado a través de herramientas, plataformas o materiales que son más afines a ellos. 

Adaptar programación didáctica presencial a online

Tras la crisis del Covid-19 y el cierre de las escuelas se hizo evidente que las metodologías activas se adaptan particularmente bien a la formación no presencial. Parte de las actividades que hace el alumno (ya sea de forma individual o en grupo) se puede desarrollar de forma asíncrona, no necesita la supervisión simultánea del profesorado. Además, el alumnado en ocasiones está acostumbrado al aprendizaje autónomo y mixto puesto que, a diferencia de las clases tradicionales, el motor de búsqueda no es el profesor.

Blended learning: programación didáctica semipresencial o B-LEARNING

El Blended learning es un tipo de programación que combina el aprendizaje en remoto o a través de internet (e-learning) con encuentros presenciales. Lo que se pretende con este sistema es aprovecharse de las ventajas de ambos tipos de aprendizaje. 

Los alumnos pueden, por lo tanto, trabajar e investigar por su cuenta desde su casa y poner luego en común todos esos conocimientos adquiridos en el aula: preguntar dudas al profesor, comentar su experiencia con el resto de estudiantes, trabajar los conceptos en grupos, debatir, etc. En blended learning las actividades no siempre implican entornos digitales (puede ser, por ejemplo, un dibujo a mano o una maqueta), pero la comunicación siempre será una mezcla de presencial y online.    

TICs y Educación: herramientas para el diseño de experiencias de aprendizaje   

Los recursos basados en la Tecnología de la información y la Comunicación (TICs) pueden servir de apoyo a las metodologías activas. El potencial de los recursos TICs reside, sobre todo, en sus posibilidades interactivas y de autoaprendizaje, además de sus facilidades para compartir y distribuir todo tipo de información.  Facilita, por tanto,  los procesos de creación o adaptación de materiales, así como la  interacción entre los agentes de la educación. 

Las herramientas TICs juegan un papel fundamental como instrumentos prácticos para desarrollar las capacidades de los alumnos y alumnas de un modo intuitivo y divertido. Una de las herramientas más conocidas es la plataforma Moodle, que constituye un canal fiable, robusto y con grandes facilidades para realizar cursos de e-learning y actividades online y crear ambientes de aprendizaje virtuales personalizados. Existen también herramientas online especializadas en funciones concretas como Gliffy, que sirve para crear fácilmente mapas conceptuales, o PowToon, un vistoso recurso TIC para realizar vídeos y presentaciones animadas.

Thinkö: herramienta tecnopedagógica para el diseño de experiencias de aprendizaje todo en uno

Thinkö es una plataforma para el diseño de experiencias de aprendizaje basadas en metodologías activas, útil para la educación online, presencial o mixta. 

Thinkö nace para asistir en todo el proceso de programación didáctica: creación de unidades didácticas, proyectos o actividades, secuenciación, organización del feedback y evaluación formativa.

Ofrece, ya integrado, el currículum educativo de cada territorio, y guía paso a paso para que los docentes no pierdan tiempo buceando en documentación y tengan el apoyo pedagógico que necesitan.  

<< ¿Quieres conocer los verbos clave para redactar Objetivos Educativos? Recibe  gratis la Guía Taxonomía de Bloom de Thinkö >>

Cómo aplicar metodologías activas en el aula

Las metodologías activas en el aula son beneficiosas por su capacidad para fomentar la participación activa del estudiante, mejorar su motivación y estimular su espíritu crítico. Sin embargo su aplicación práctica, tanto en la educación primaria como en la secundaria, no siempre es fácil. Para implementarlas con éxito es necesario superar hábitos, costumbres y esquemas mentales que están muy enraizados en un sistema educativo a veces conservador y reticente a los cambios.

Para facilitar la implementación en un aula concreta de este tipo de metodologías algunos expertos recomiendan un trabajo previo por parte del profesor. Es importante realizar un estudio o sondeo previo que aporte información sobre el punto de partida en el que nos encontramos, tanto a nivel general como individual, en lo que respecta a: inquietudes de los alumnos, motivaciones, conocimientos en informática, etc.

Es también recomendable tratar de implicar a los alumnos desde el inicio del proyecto, haciéndoles partícipes y valorando su opinión sobre el tipo de metodología activa a utilizar o la elección de los proyectos.

Metodologías activas en primaria

La etapa de educación primaria es ideal para introducir en el aula métodos de enseñanza innovadores, aprovechando la curiosidad y ganas de experimentar que poseen la mayoría de estudiantes de corta edad.

Los métodos más recomendables y que la experiencia ha demostrado que son los que mejor funcionan en primaria, son aquellos procesos de enseñanza-aprendizaje que fomentan la participación activa y el descubrimiento, como por ejemplo el aprendizaje de proyectos (ABP) y el aprendizaje colaborativo.

Entre los alumnos de primaria es conveniente reforzar la parte lúdica (mediante el juego los chicos y chicas aprenden mucho sin apenas darse cuenta en un contexto distendido y divertido), la interactividad (es importante promover el diálogo y la discusión respetuosa entre los alumnos) y la conciencia grupal (fomentando valores como la solidaridad y la empatía).

Metodologías activas en secundaria o ESO

En la educación secundaria, dado que el grado de madurez del estudiante es mayor, es posible diseñar e implementar metodologías activas con un grado más alto de complejidad y que requieran de labores de investigación y análisis de un nivel superior.

También es posible la utilización de herramientas informáticas complejas, que requieran de una experiencia de uso y unos conocimientos más elevados pero que, en contrapartida, permitan obtener resultados de calidad que motiven a los alumnos y aumenten su autoestima. 

Las metodologías activas fomentan la participación del alumnado.
Las metodologías activas fomentan la participación del alumnado.

Feedback en las metodologías activas: consejos y mecanismos para feed

En las metodologías activas es fundamental la implicación de todos los estudiantes y para conseguirlo se debe establecer un feedback de calidad entre el profesorado y el alumnado.

Consejos para establecer un óptimo feedback

  • Informar previamente y, en la medida de lo posible, consensuar con el alumnado todos los aspectos relacionados con los objetivos que se pretenden lograr, formas de evaluación, programación, etc.
  • Fomentar la reflexión constante de los alumnos con preguntas como: ¿qué opináis sobre este método de aprendizaje?, ¿os parece adecuado?, ¿qué os interesa más aprender?, ¿cómo lo mejoraríais?
  • Una vez puesta en marcha la metodología, dedicar el tiempo necesario a valorar los resultados obtenidos junto a los alumnos y proponer los cambios y mejoras necesarios para las tareas de forma concreta. 

La evaluación en las metodologías activas: tipologías e instrumentos

Uno de los aspectos que más preocupa a profesores y muy especialmente a los alumnos con relación a las metodologías activas es cómo evaluarlas. Para hacerlo usando criterios justos es muy importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Es necesario definir previamente las competencias clave y los estándares de aprendizaje asociados a estos nuevos métodos de aprendizaje, teniendo en cuenta que pueden diferir de los que se utilizan en los sistemas educativos tradicionales.
  • La evaluación debe hacerse por objetivos y teniendo en cuenta todo el proceso, no solo el resultado final. 
  • Abrir la evaluación a otros agentes, de forma que no evalúen solo los docentes: coevaluación (entre alumnos), heteroevaluación (las familias, otros profesores) y autoevaluación. 
  • Lo que importa es la coherencia entre el método y el instrumento de evaluación que utilicemos. Se pueden combinar instrumentos tradicionales (exámenes o pruebas escritas) con otros más innovadores, siempre que sea coherente con la metodología de aprendizaje escogida. 

Ahora ya conoces todos los aspectos necesarios sobre las metodologías activas y su aplicación en el aula. Ten en cuenta que el mundo de la educación está en constante innovación y es muy importante mantenerse informado para ofrecer siempre la enseñanza de mejor calidad a nuestro alumnado.

Si quieres estar actualizado con todas las novedades sobre las metodologías activas, ¡únete a Thinkö! 

Manual Evaluación Diagnóstica