Ventajas de programar un proyecto educativo para todo el año

Learning

Ventajas de programar un proyecto educativo para todo el año

5 min

Plantear la programación de un proyecto educativo para trabajar durante todo un año académico, puede ser muy beneficioso. El ABP permite que los aprendizajes se vuelvan más sólidos y que la programación conecte elementos transversales de forma integral. 

<< ¿Quieres conocer los verbos clave para redactar Objetivos Educativos? Recibe  gratis la Guía Taxonomía de Bloom de Thinkö >>

¿Qué necesitamos para planificar un proyecto educativo anual?

Si el proyecto educativo que quieres desarrollar con tu alumnado se realizará durante un año académico, debemos realizar un trabajo previo imprescindible. Es importante anticiparnos a posibles imprevistos, por eso es muy importante programar de forma exhaustiva. 

Por ejemplo, se debe determinar la carga horaria semanal de cada materia o reservar los espacios comunes del centro docente: sala de audiovisuales, biblioteca, ludoteca, etc.

Ahora bien, sin duda se trata de un esfuerzo adicional que valdrá la pena. El ABP es una metodología que aporta confianza al alumnado, potencia las competencias clave y conecta elementos transversales de diversas asignaturas. 

 

El aprendizaje basado en proyectos (ABP) ayuda a que el alumnado se comunique mejor y trabaje en equipo de forma espontánea.
El aprendizaje basado en proyectos (ABP) ayuda a que el alumnado se comunique mejor y trabaje en equipo de forma espontánea.

Principales ventajas de programar un proyecto educativo para todo el curso

Veamos a continuación las principales ventajas de programar las clases de un proyecto educativo para todo el año.

1. Organiza los contenidos de todo el curso

Nos ayuda a plantear una secuenciación de actividades clara y definida, sirviendo de pauta tanto al profesorado como al alumnado. 

2. Permite generar un hilo conductor

La coherencia es fundamental para que los aprendizajes sean duraderos. Si el proyecto educativo se desarrolla en una asignatura, el alumnado conectará mejor los contenidos de esa materia. Pero si se trabajan diversas asignaturas, el proceso de enseñanza-aprendizaje será aún más rico: el estudiantado verá cómo los contenidos se conectan entre ellos aunque sean de diversas áreas, tal y como sucede en la vida real.  

3. Nos ayuda a detectar NEE

Un proyecto educativo otorga una visión más amplia de lo que sabe o no sabe el alumnado, pero también de sus condiciones de trabajo, ritmos de aprendizaje y necesidades especiales. 

4. Conecta al alumnado con la vida real

Si se realiza una programación adaptada al contexto real y a la actualidad, el alumnado tendrá un mejor conocimiento del mundo que le rodea. De esta forma, conectamos los aprendizajes con la realidad y estimulamos su pensamiento crítico.

5. Contenidos siempre actualizados

Un proyecto anual da la posibilidad de realizar una programación completa y compleja. Esto significa que si surgen novedades o noticias en torno a los contenidos, podemos mantenerlos siempre actualizados. Por ejemplo, si nuestro proyecto se trata de la contaminación del mar, y en mitad del año académico el ayuntamiento organiza campañas de limpieza en la playa, podemos vincular algunas actividades a esta iniciativa. 

New call-to-action
Trabajar por proyectos educativos profundiza en los contenidos y los conecta, tal y como sucede en la vida real.
Trabajar por proyectos educativos profundiza en los contenidos y los conecta, tal y como sucede en la vida real.

Cómo sacarle el máximo partido a un proyecto educativo anual

La primera recomendación es entender la programación como una previsión, no como algo rígido. Por lo tanto, es importante ser flexibles y abrirnos a incorporar noticias, cambiar los instrumentos y técnicas de evaluación, pedir feedback al alumnado, etc. 

En vista de que trabajar un proyecto educativo durante un año corre el riesgo de ser monótono, debemos tomar cartas sobre el asunto. Existen algunas actividades o estrategias didácticas que podemos incorporar para motivar a la clase. 

Por otro lado, la participación activa es fundamental para mantener a nuestra clase implicada y motivada durante todo el año. Para conseguirlo, podemos usar recursos o ejercicios como: 

  • Debates: Que incluyan al profesorado y al alumnado en las presentaciones. 
  • Mesas de diálogo: Ya sea para reflexionar sobre situaciones específicas o para entregar feedback mutuo entre docentes y estudiantes. 
  • Excursiones
  • Juegos y dinámicas novedosas 

Finalmente, ten en cuenta a lo largo de todo el proceso la necesidad de crear un clima de respeto. Nuestro alumnado debe sentirse cómodo para preguntar, dialogar o dar su opinión respecto a los temas. La comunicación es fundamental en todo proyecto educativo. 

Manual taxonomía bloom
¡Compártelo!
Twitter
Facebook
Linkedin
Whatsapp
Email
Copia enlace